En esta puesta en escena presentamos una tarta de bizcocho blanco, terminada con frosting de limón.

 Su decoración con plantas naturales le da un aire salvaje.

Un escenario exterior y atrevido que juega con el verde, amarillo y plata.

Madalenas y galletas rústicas, candelabros, rosas blancas y eucaliptus. Fotos de Kissandchips.